01/10/2020

¿Por qué las empresas deben implementar BIM en sus procesos?

Building Information Modeling (BIM) es un método de trabajo que se creó con la idea de minimizar los errores previos a la construcción y facilitar la forma de trabajar colaborativamente a la hora de desarrollar un proyecto. A continuación, presentamos sus ventajas principales para los arquitectos.

 

Trabajo multidisciplinar y colaborativo

Los distintos actores que intervienen en un proyecto pueden trabajar a través de una misma plataforma compartiendo y verificando datos (costos del material, tiempos de construcción, etc.) en tiempo real. Todos ellos tienen acceso a la información del trabajo arquitectónico, lo que permite aunar el desarrollo, la gestión y el modelado en un mismo sistema.

Edificación eficiente y sostenible

A través de BIM se hace posible determinar el impacto energético de los materiales que van a utilizarse en un proyecto. Esto, a su vez, hace más sencilla la apuesta por los edificios sustentables. También es más fácil detectar errores y el trabajo colaborativo favorece el cumplimiento de los timings.

Combinación de herramientas informáticas

Otra de las grandes ventajas que ofrece la metodología es mejorar los resultados y disminuir los riesgos. Esto lo hace con el soporte de otras herramientas informáticas: desde programas de cálculo, gestores de modelo o modeladores, hasta visores y motores render.

Ahorro y eficiencia

BIM también favorece el ajuste y la optimización de los costos. ¿Cómo lo hace? Estimando el presupuesto (ya sea a nivel global o de cada una de sus etapas) antes de que el proyecto se lleve a cabo.

Realidad virtual y visualización 3D

La construcción virtual de un edificio en tres dimensiones supone que el visionado en tiempo real te informe de los posibles errores antes de que estos se cometan en la construcción física. BIM integra las 2 y 3 dimensiones interconectadas entre sí, mejorando la visión del proyecto global.

Transparencia

El hecho de que todos los agentes de un proyecto arquitectónico puedan consultar en tiempo real toda la información relativa al trabajo genera, a su vez, una mayor precisión en los datos.  Además, cabe destacar la comunicación bidireccional que esto supone en todos los aspectos.

 

“Si bien las ventajas de BIM son muchas, quizás la más importante es que ofrece una clarificación del estado actual/final del edificio, dando acceso a una mejor coordinación y detección de interferencias. Hace al proceso de obra más eficiente, evita la dispersión de materiales y aporta mayor exactitud a la hora de cotizar. Además, sirve para realizar un testeo preliminar del rendimiento ambiental de la obra, fundamental para certificar LEED”, explicó Arq. Pablo Swiecicki, director de ESARQ.

“En ESARQ utilizamos software BIM en todos nuestros proyectos, lo que significa simular, mediante un modelo, la información de la construcción”, señaló.

Fuente: Structuralia (España)

Fotos: ESARQ